13 de March del 2017

ASAJA GRANADA pide más efectivos de la Guardia Civil para vigilar el campo

Los robos en el campo siguen siendo uno de los problemas que más preocupan a los agricultores y ganaderos actualmente dado que no solo siguen aumentando sino que cada vez son más los productos apetecibles para los amantes de lo ajeno, tales como: aceitunas, aceite, maíz, almendras, frutas, tropicales, sistemas de riego, abonos, cobre, aperos de labranza, maquinaria, etc., y también más sofisticadas sus fórmulas de operar. Las medidas adoptadas con la puesta en marcha en 2011 del Plan Contra los Robos en instalaciones Agrarias y Ganaderas y la creación específica de los grupos ROCA de la Guardia Civil han conseguido importantes resultados en la averiguación de delitos y detenciones practicadas, con todo, no ha mermado la sensación de inseguridad e impotencia existente en nuestros pueblos dada la desaparición de acuartelamientos, puestos e instalaciones auxiliares del instituto armado en toda España, una realidad corroborada por declaraciones de la propia Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC).

Creemos que sería de gran ayuda conocer datos concretos sobre número de agentes que operan en el ámbito rural en nuestra provincia, en qué comandancias o zonas se concentran, si hay puestos vacantes, cuántas patrullas operan en las calles, qué servicios de atención al público ofrecen los cuarteles, de esta forma se podrían corregir algunas deficiencias, y así se lo vamos a plantear al subdelegado del Gobierno en Granada, Francisco Fuentes, además de insistirle en la publicación de la Guía Acreditativa del Transporte o Circulación de Productos Agrícolas (Guía Conduce) que obligue a conductores de furgonetas y camiones a presentarla ante la Guardia Civil o a la Policía Nacional si le es requerida, a la espera de que la Junta de Andalucía tramite el Decreto que regule el Registro de Explotaciones Agrarias y Forestales ―previsto en la nueva Ley de Agricultura y Ganadería― que establecerá un modelo normalizado de este tipo de documento de acompañamiento para toda Andalucía. Se controlará, de este modo, la procedencia y destino de la mercancía recolectada que se trasporta de la mercancía que haya podido ser sustraída No olvidaremos tampoco en nuestras demandas la idea de reinstauración de las guarderías rurales, fórmula exitosa en otros tiempos que sostenían las antiguas Hermandades Sindicales de Labradores y Ganaderos y que podría serlo también en los tiempos actuales si cada ayuntamiento dedicase una parte del IBI de Rústica a este fin, junto a una contribución especial de cada propietario calculada en 0,50 euros por hectárea que cualquiera estaría dispuesto a asumir a cambio de mayor seguridad.

Otras actuaciones que podrían contribuir a mejorar la presente situación serían el endurecimiento legislativo y una mayor eficiencia en la aplicación por parte de los tribunales del Código Penal. Por nuestra parte ofrecemos la máxima colaboración a las instituciones públicas en la lucha contra esta lacra que tanto quebranto económico causa en las explotaciones agrícolas y ganaderas.