ASAJA GRANADA TRASLADA A LA NUEVA DELEGADA LOS TEMAS DE VITAL IMPORTANCIA PARA EL CAMPO

  • Agilizar la tramitación de las ayudas de la PAC y la resolución de las incidencias; revisar la gestión de las ayudas de Modernización y Jóvenes Agricultores para que se cumplan los plazos de resolución y de pagos; mejora de las infraestructuras básicas: hidráulicas y caminos rurales; redefinición de la política medioambiental, posicionamiento de Granada dentro de Andalucía en la reforma de la PAC 2020, apoyo a cultivos tradicionales en la Vega e introducción de otros más rentables, modernización de la industria agroalimentaria. Granada. 26-2-2019. ASAJA GRANADA tiende la mano a la nueva delegada territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía en Granada, María José Martín Gómez, para trabajar por la provincia y desbloquear algunos asuntos de vital importancia para el campo. Hoy tiene lugar con ella la primera reunión de nuestros máximos dirigentes, que le harán entrega de un documento con un estado de la cuestión y una serie de demandas y temas que tratar, entre ellos, agilizar la tramitación de las ayudas de la PAC y la resolución de incidencias; revisar la gestión de las ayudas de Modernización y Jóvenes Agricultores para que se cumplan los plazos de resolución y pagos; mejora de las infraestructuras hidráulicas y caminos rurales; redefinición de la política medioambiental; posicionamiento de Granada dentro de Andalucía en la reforma de la PAC 2020; apoyo a cultivos tradicionales en la Vega e introducción de otros más rentables, despoblamiento rural, macrogranjas y ganadería extensiva, y modernización de la industria agroalimentaria. Entre los problemas más enquistados se encuentra la gestión de las ayudas a la Modernización de explotaciones y a Jóvenes Agricultores para su primera instalación, incluidas dentro del Plan de Desarrollo Rural de Andalucía (PDR-A), único instrumento con el que cuenta el sector para hacer más eficaces, competitivas, y respetuosas con el medioambiente las explotaciones, así como los jóvenes para hacer sus primeras inversiones, al que debe darse un giro radical. Todavía están pendientes de pago las ayudas a Modernización de la convocatoria 2016 (se perdieron las convocatorias de 2017 y 2018) y también están sin pagar las ayudas a jóvenes agricultores de 2016, perdiéndose, asimismo, la convocatoria de 2017. Por resolver queda la convocatoria de 2018, finalizado el plazo de solicitudes el 14 de enero de 2019, que debería estar lista a mediados de abril. Respecto de las infraestructuras, urge la construcción del pantano de Velillos para regulación de la margen izquierda del Genil y un cambio en la política de agua: ampliación de zonas regables, la modernización de regadíos, conversión de zonas de secano en regadío y mantenimiento de dotaciones para un doble cultivo como práctica agrícola arraigada en la Vega. Y un plan eficaz para reparación y conservación de los caminos rurales, con aportaciones de las diferentes administraciones. La política ambiental es otra de las materias sensibles que se deben revisar, en concreto las limitaciones y restricciones a la actividad agrícola y ganadera que asfixian la sostenibilidad social y económica de muchos de nuestros territorios, con frecuencia diseñadas desde la distancia y sin suficientes elementos de juicio que las respalden. Solicitaremos, en concreto que se constituya una Mesa del Agua provincial. También revisión de las materias relativas a las actividades cinegéticas y el trato a los titulares de cotos, y cazadores en general, aprovechamientos de montes públicos o expedientes sancionadores por deslindes de vías pecuarias. El impacto de la reforma de la PAC deberá igualmente abordarse a nivel provincial por lo que pediremos a la delegada que constituya una Mesa específica que haga un estudio y determine la posición de Granada respecto de Andalucía. También requeriremos una apuesta por la ganadería extensiva fundamental para la fijación de la población al medio rural y el mantenimiento de los ecosistemas, frente a las macrogranjas que quieren abrirse camino en nuestros pueblos, así como la conservación de la Vega como espacio agrario.