ASAJA GRANADA demanda a la Junta nueva actitud y rigor para resolver con urgencia los recursos de las ayudas a Modernización denegadas

Las resoluciones de las ayudas a la Modernización de Explotaciones Agrarias de la convocatoria 2016 llegaron tarde y mal, el 31 de agosto de 2018, después de año y medio de retraso sobre el periodo legal máximo establecido y con un alto porcentaje de expedientes denegados, gran parte por incidencias debidas a errores de la propia Administración autonómica. Los interesados se vieron obligados a interponer recursos mostrando su disconformidad y, a día de hoy, esos recursos siguen pendientes de resolver. Consideramos prioritario que se dé una respuesta a todos estos agricultores y ganaderos que se ven atados de pies y manos sin poder iniciar su actividad debido a la falta de rigor del anterior Gobierno de la Junta y que desde el nuevo se trate con otras formas y modos a nuestros agricultores y ganaderos. Granada. 26-3-2019. Las resoluciones de las Ayudas a la Modernización de Explotaciones Agrarias de la convocatoria de 2016 llegaron tarde y mal, el 31 de agosto de 2018, con un año y medio de retraso sobre el periodo máximo legalmente establecido y, aún cumpliendo los requisitos, con un alto porcentaje de expedientes denegados, que en Granada sumaron 900, mientras fueron aprobados un total de 264, entre estos últimos proyectos de inversión en olivar, explotaciones hortícolas e invernaderos, explotaciones ganaderas y de frutos secos. Las incidencias que provocaron la desestimación de tantos expedientes, más del 70%, fueron unas de carácter muy general, a veces de origen desconocido sin posibilidad de subsanación y, en muchos casos, errores de la propia Administración autonómica, no revisados de oficio, obligando a los interesados a recurrir. El caso más clamoroso de solicitudes rechazadas injustificadamente en nuestra provincia, debido a cálculos erróneos en la viabilidad de las explotaciones por parte de la propia Administración, fue el de varios emprendedores que solicitaron las ayudas para desarrollar una actividad de granjas de engorde de pollos y pavos, en la comarca de Guadix, con inversiones previstas de 150.000 euros por cada proyecto. Sus inversiones están, sin embargo, paralizadas a la espera de una resolución a los recursos que han interpuesto hace ya más de cinco meses y medio, ya que los bancos no les conceden esa cantidad al no tener garantizada la subvención solicitada. En parecidas circunstancias se encuentran otros solicitantes de las ayudas con proyectos para acometer mejoras en sus explotaciones, adquisición de nueva maquinaria, de equipos de tratamiento fitosanitario o para la recolección de aceituna, instalaciones de riego, nuevas plantaciones, construcción de naves, etc. Desde ASAJA GRANADA consideramos prioritaria una solución rápida y eficiente a este problema que deriva de la incapacidad manifiesta del anterior Gobierno de la Junta de Andalucía en la gestión de sus responsabilidades y el ninguneo con el que ha sido tratado el sector durante todos estos años, y esperamos que el actual lo acometa con otros modos y formas. No podemos olvidar que estas ayudas mayoritariamente europeas (en un 75%) son el único mecanismo con el que cuentan los agricultores y ganaderos andaluces para hacer más eficientes y competitivas sus explotaciones, así como un medio de generar empleo en el campo, siendo un despilfarro no aprovecharlas como es debido.