LA FEDERACIÓN DE COOPERATIVAS DE ANDALUCÍA INSISTE EN QUE NO IRÁ A LA MANIFESTACIÓN

Cooperativas de toda Andalucía se volvieron a reunir ayer en Jaén para analizar los últimos datos del mercado de aceite de oliva y avanzar en el mecanismo de autorregulación, de acuerdo a la legalidad vigente. Previamente, los representantes de aceite de oliva en las distintas provincias mantuvieron una vista preparatoria, donde acordaron no secundar la manifestación del 9 de julio en Sevilla, por entender que es el momento de trabajar con ahínco en las medidas planteadas y no de llevar a cabo manifestaciones, máxime si no son consensuadas y no atienden a la unidad de acción que sí prevaleció en la concentración de la plaza de las Batallas del pasado 29 de mayo.

Por otra parte, desde el Consejo Sectorial de Aceite de Oliva se considera que se están produciendo avances significativos, tanto por parte de la Junta de Andalucía como del Gobierno de España que deslegitiman cualquier tipo de protesta en este momento.

En consecuencia, la federación entiende que la coyuntura es favorable para el sector, que está siendo escuchado y respaldado por las distintas administraciones, las cuales están actuando en su ámbito de competencias. Por todo ello, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, como organización, no secundará la movilización, si bien aquellas cooperativas que lo deseen pueden hacerlo, indudablemente, bajo su propia identidad.

A nivel de Ministerio de Agricultura, Cooperativas Agro-alimentarias continúa trabajando en las distintas opciones de autorregulación que permitan acomodar la oferta de aceite de oliva a la demanda, dentro de la más estricta legalidad, aprovechando los mecanismos previstos en la normativa comunitaria. Entre ellas, para la federación prima la autorregulación obligatoria, en virtud de la aplicación del artículo 210 del Reglamento 1308/2013, vía extensión de norma a través de la Interprofesional del Aceite de Oliva. Sin embargo, y mientras se consigue la legitimidad para llevarla a cabo, Cooperativas Agro-alimentarias apoya una autorregulación voluntaria, que podría realizarse por aplicación del artículo 209 del mismo Reglamento, cuya viabilidad puede resolverse con mayor celeridad.